Viajando en Clase Turista
Viajando en Clase Turista

Zermatt y Gornergrat, Suiza (Día 8)

Una vez más, el desayuno en el hotel fue genial. Con mucha pena, abandonamos el establecimiento y nos montamos en el coche, cargados con nuestras maletas, para empezar la ruta del día.

 

Abandonamos la región de Berner Oberland para dirigirnos al sur. El destino: los Alpes suizos. Tras unos 40 minutos en carretera, llegamos al primer punto curioso del trayecto. Y es que en la localidad de Kandersteg la carretera finaliza, debiendo continuar el trayecto a bordo de un tren. Sí, sí, un tren para coches, ¡alucinante! En un trayecto de unos 15 minutos y por un precio fijo de 27 chf/turismo, el tren atraviesa toda la zona montañosa para acabar en la estación de Goppenstein, donde continuamos la ruta por carretera.

 

La experiencia en el tren, aunque ruidosa y oscura (gran parte del trayecto es a través de túneles), es muy aconsejable. En pocos lugares del mundo podrás ir montado en tu coche a bordo de un tren. Julia, por supuesto, estuvo alucinando todo el camino.

 

Tras 1 hora más de ruta, parte de ella por carreteras sinuosas, no aptas para los que se marean con facilidad, llegamos a nuestro destino: el famoso y estratégicamente bien ubicado pueblo de Täsch. Nuestro hotel sería el Swiss Budget Alpenhotel. El proceso de check in sería algo complicado, ya que al llegar encontramos el edificio en obras y la recepción cerrada. Gracias a una camarera del bar contiguo averiguamos que el hotel abría a las 4 de la tarde, así que dejamos las maletas en el coche y comenzamos la ruta.

 

En el pueblo en sí no hay mucho que ver, así que tras comprar algo de comida en uno de los supermercados, nos dirigimos a la estación, justo enfrente del hotel, desde donde tomamos un tren por tan solo 92 chf/persona (¡una locura!) hasta la mundialmente conocida en el mundo de los deportes de invierno localidad de Zermatt.

 

El motivo de nuestra visita a esta comuna, además de conocer sus calles y su animado ambiente, era tomar el tren cremallera que en unos 35 minutos nos condujo hasta la cima de Gornergrat, a 3.600 metros de altura. Es importante tomar asiendo en el tren en su lado derecho, ya que es desde donde se toman las mejores instantáneas. Nosotros tuvimos mala suerte ya que, pese a no llover, había mucha niebla, por lo que no pudimos divisar la cima del Monte Cervino, el más famoso de Suiza. Ya en la cima comimos algo en el restaurante de la estación y exploramos la zona, cubierta de nieve.

 

La visita nos llevó todo el día, así que ya con el cielo oscuro, deshicimos el camino recorrido horas atrás para volver al hotel. El check in, ahora sí, fue rápido y fácil, y la atención del personal fue inmejorable. Nos instalamos en la habitación y cenamos algo antes de irnos a dormir.

 

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista, web de viajes. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.