Viajando en Clase Turista
Viajando en Clase Turista

Montreux - Ginebra, Suiza (Día 9)

El descanso en el hotel fue genial. Julia se había portado genial toda la noche y el cansancio acumulado había hecho que durmiéramos como bebés. El desayuno, en el restaurante en el que habíamos estado hablando con una camarera el día anterior, fue algo escaso, aunque todo estaba delicioso.

 

Cargamos nuevamente las maletas en el coche e iniciamos la ruta del día. 2 horas de trayecto por carretera nos conducirían a la bellísima y turística localidad de Montreux.

 

A las afueras, hicimos parada para visitar uno de los castillos más famosos y una de las principales atracciones turísticas del país, el Castillo de Chillón. Esta fortificación tiene sus orígenes en la Edad de Bronce, aunque su imagen actual data del S.X. A orillas del Lago Leman, este castillo es uno de los más bellos de toda Suiza y su visita es muy recomendable. 

 

Ya en el centro de Montreux, aparcamos el coche junto al Casino, uno de los atractivos turísticos más importantes de la localidad, punto de atención para las grandes fortunas de la zona. Dimos un agradable paseo por el boulevard que recorre la orilla del lago, en el que se multiplican los bares y restaurantes y donde se encuentra uno de los principales iconos de la ciudad, la Estatua de Freddie Mercury, símbolo de la unión del mítico vocalista de Queen con esta ciudad, en la que vivió varios años.

 

Nuestra ruta en coche tocaba a su fin cuando tras 1 hora más de carretera llegamos al Aeropuerto de Ginebra para devolver el vehículo. Estos 8 días a bordo de nuestro Opel Mokka habían sido geniales, así que nos despedíamos de él con mucha pena. Estamos muy agradecidos a Avis por el upgrade y por la excelente atención que recibimos.

 

Tras volver en metro hasta el centro, realizamos el check in en el Hotel Cornavin, donde pasaríamos nuestra útlima noche en Suiza. Las instalaciones eran imponentes y la habitación era enorme y muy cómoda, aunque lo mejor era la ubicación, junto a la Estación de Cornavin, en el centro de la ciudad.

 

Después de un ligero pero merecido descanso, y ya con el sol cayendo, decidimos ponernos en marcha para explorar las inmediaciones de la estación, aprovechando para comprar algún que otro souvenir y cenando en una franquicia de hamburguesas local llamada Holy Cow, que resultó ser todo un descubrimiento.

 

    

 

Ginebra, Suiza (Día 10)

Último día (o, mejor dicho, medio día) en Ginebra y en Suiza. Nuestro viaje tocaba a su fin. Habían sido días maravillosos. Las expectativas del primer viaje con Julia habían sido sobradamente superadas. El clima nos había acompañado y habíamos tenido el placer de vivir experiencias únicas en este hermoso país.

 

Con esa mentalidad, nos dirigimos al que sería único punto de visita del día, el Jardín Botánico de Ginebra. Creado en 1817, este espacio verde de más de 28 hectáreas en pleno corazón de Ginebra, alberga una colección de más de 16.000 especies de plantas de todo el mundo, así como una pequeña granja con animales como cabras, caballos o ciervos.

La idea era culminar el viaje en un entorno de paz y tranquilidad, donde Julia pudiera estar en contacto con la naturaleza y los animales, y que no supusiera un desplazamiento demasiado largo, así que la opción estaba clara.

 

Tras unas horas en el parque, decidimos volver al hotel para agarrar las maletas y montarnos en el metro en dirección al Aeropuerto de Ginebra.

 

  • Salida Palma a las 15.20h. Llegada a Ginebra a las 17.05h.

 

Con mucha pena nos despedíamos de este hermoso país, que no solo es rico financieramente hablando, sino también en lo que se refiere a cultura y paisaje. En este viaje habíamos descubierto lugares que nos habían dejado con la boca abierta, habíamos vivido experiencias únicas, habíamos degustado comida deliciosa, pero lo más importante es que habíamos “infectado” a Julia con el gusanillo viajero. Eso, que ahora parece algo inocente, definirá su forma de ser y de ver el mundo el día de mañana, y es de eso, justo de eso, de lo que estamos más orgullosos.

 

Gracias, Suiza, por dejarnos descubrirte y por ponérnoslo todo tan fácil.

 

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista, web de viajes. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.