Viajando en Clase Turista
Viajando en Clase Turista

Lauterbrunnen - Grindelwald - Interlaken, Suiza (Día 7)

El descanso en la habitación fue genial. El desayuno, que estaba incluido en la reserva, era muy variado y todo estaba delicioso. Así que, con las pilas a tope, nos dispusimos a iniciar la ruta diaria.

 

Cerca de 15 minutos de carretera hasta la cercana localidad de Lauterbrunnen, donde aparcamos en el parking de Kirchenplatz y desde allí emprendimos una excursión a pie de varias horas por el valle, que es famoso por contener más de 80 cascadas, siendo las más famosas las Cataratas Staubbachfall, con una caída de más de 300 metros.

 

La siguiente parada, a nos 20 minutos de distancia, fue la montañosa localidad de Grindelwald, famosa en Suiza por sus estaciones de esquí. Aparcamos en el último parking público de la carretera principal, comimos algo en un restaurante italiano de la zona y comenzamos a recorrer el pueblo desde allí. El paisaje que ofrece, con las montañas nevadas en el horizonte, es una delicia. Quisimos visitar Glaciar Canyon, una zona geológica muy interesante que supone una de las atracciones turísticas más famosas de la zona. No obstante, al ir con Julia decidimos declinar esa opción, ya que no estaba recomendada para bebés por la dureza del terreno y la posibilidad de caídas.

 

El principal punto de interés del día fue la increíblemente animada localidad de Interlaken, llamada así por estar ubicada en un enclave ideal, justo entre los lagos Thunersee y Brienzsee.

 

Aparcamos en un céntrico aparcamiento, cerca de la zona de ocio de Höhematte, el principal parque público de la ciudad. La zona estaba repleta de bares y comercios, así que comenzamos descubriendo la zona desde allí. Tras un corto paseo por la orilla del Río Aar, llegamos a la estación de Harderbahn, desde donde, por unos 32 chf/persona, tomaríamos un funicular que en 9 minutos alcanzaría los 1.321 metros de altura del mirador de Harder Kulm, desde donde se obtienen las mejores panorámicas de la zona de los lagos. El principal atractivo es el mirador de madera suspendido, no apto para personas con vértigo, ya que, además de estar a una altura increíble, el suelo se mueve ligeramente. Una locura.

 

La aventura en la zona de los lagos tocaba a su fin, así que agarramos el coche camino de vuelta al hotel para ir preparando las maletas para el día siguiente y tratar de descansar algo para retomar fuerzas. 

 

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista, web de viajes. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.