Viajando en Clase Turista
Viajando en Clase Turista

Christchurch

La noche había dejado temperaturas de hasta -5º. El frío incluso dolía, pero no hay nada que unas cuantas mantas y el gen aventurero no pueda solucionar. Con mucha pena abandonamos el lugar, retomando la ruta recorrida el día anterior en dirección norte.

Tras algo menos de 3 horas volvíamos a estar en Christchurch, esta vez para recorrer la ciudad. El clima no nos acompañaría, por primera vez en todo el viaje. Aun así pudimos disfrutar de los atractivos de la zona que, todo sea dicho, nos decepcionó bastante.

Christchurch es la capital de la región de Canterbury y la ciudad más grande de la isla sur de Nueva Zelanda. Su actividad sísmica es notable y como consecuencia de ello la ciudad se encuentra semiderruida, tras los seísmos que tuvieron lugar entre los años 2010 y 2012. Numerosas personas perdieron la vida y miles de edificios se vieron seriamente dañados. El gobierno neozelandés y el ayuntamiento de la ciudad iniciaron un plan de reconstrucción que hoy en día sigue en marcha. Es por ello que la imagen que ofrece es pobre y caótica.

Su principal atractivo es la Catedral, actualmente en estado ruinoso tras el terremoto de febrero de 2011. Sus calles están repletas de construcciones y edificios en demolición. El centro comercial y de ocio incluye tiendas ubicadas en contenedores de metal. El río Avon cruza la ciudad de punta a punta. Puede recorrerse a rumbo de un kayak. Además, hay numerosos puentes que lo cruzan y que le dan un aire parecido a la ciudad belga de Brujas en algunos momentos.

Tras recorrer el amplio centro de la ciudad y visita el Jardín Botánico, la lluvia se intensificaba, así que nos vimos obligados a volver al coche y dirigirnos al que sería nuestro hotel en las próximas 2 noches: el All Stars Inn on Bealey, un establecimiento moderno, con parking gratuito, que alberga habitaciones compartidas y privadas y que ofrece zonas comunes como salones, cocina, sala de juegos e internet, etc. La verdad es que el hotel es muy acogedor y, pese a estar algo alejado del centro, es fácilmente accesible en coche.

Una de las principales atracciones, que lamentablemente no pudimos visitar, es el International Antarctic Centre, un museo centrado en la vida en el Antártico. Este lugar se debe al hecho de que la armada estadounidense, apoyada por la neozelandesa, emplea el Aeropuerto de Christchurch como base aérea para sus trayectos a la Antártida. El precio de la entrada es algo elevado para nuesto gusto (59$), pero parece una visita muy interesante si uno dispone de tiempo para conocer la ciudad.

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista, web de viajes. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.