Viajando en Clase Turista
Viajando en Clase Turista

The Kelpies – Stirling (Día 3)

Como de costumbre, nos levantamos pronto. Acabamos de cerrar maletas, preparamos a Julia, hacemos el check out y nos ponemos en marcha.

 

Tomamos el mismo tranvía del día anterior solo que en el sentido contrario. Trayecto de unos 30 minutos hasta el Aeropuerto de Edimburgo. Una vez allí caminamos hasta el parking del Moxy Hotel, donde habíamos quedado con Tiago, un empleado de Indie Campers que nos acompañaría hasta las instalaciones de la compañía para realizar el papeleo.

 

Tras un trayecto de unos 20 minutos llegamos al almacén de Indie Campers, donde se nos hizo entrega de la caravana. Habíamos contratado el seguro a todo riesgo, así que estábamos tranquilos con respecto a cualquier desperfecto que el vehículo tuviera. No obstante, los anotamos todos y realizamos fotos para evitar futuros problemas.

 

Como toma de contacto decidimos conducir hasta un hipermercado que se encontraba a apenas 5 minutos y aprovechar ahí para hacer la compra de la comida de la que viviríamos los siguientes 8 días. Las primeras impresiones de la caravana eran geniales. La conducción era muy fina y el equipamiento espectacular. Contábamos con nuestros propios baño y cocina, 2 camas, espacio para almacenamiento, calefacción, etc. Un lujo!

 

Tras comprar la comida iniciamos nuestra ruta del día, conduciendo cerca de 15 minutos hasta The Helix Park, una enorme zona verde al oeste de Edimburgo cuyas piezas principales son dos enormes cabezas de caballo de 30 metros de altura fabricadas en acero que reciben el nombre de The Kelpies, obra del artista Andy Scott a imagen y semejanza de los míticos caballos de tiro escoceses. Pese a que existe un parking gratuito a la entrada del parque, este siempre suele estar lleno, por lo que no queda otra que aparcar en el aparcamiento de pago. En nuestro caso, al ser un vehículo tan grande, el coste fue de 5 libras. La visita, no obstante, es gratuita. Las esculturas son impresionantes y muy fotogénicas. En la zona hay una cafetería donde relajarse tomando algo y un parque donde pasear.

 

Sin darnos cuenta la tarde se nos echaba encima y aun nos quedaba otro lugar que visitar, así que nos pusimos en marcha y en poco menos de 1 hora llegamos a la pequeña localidad de Stirling, frontera invisible entre las Tierras Bajas y las Highlands escocesas. Su principal atractivo, además del centro histórico, es el Castillo de Stirling. El parking principal no admite caravanas asi que tuvimos que arreglárnoslas para aparcar en plena calle y subir andando la empinada cuesta que da acceso al castillo. La entrada tiene un coste de 16 libras por adulto y da acceso a todo el recinto, jardines y patio incluidos. Viéndolo con perspectiva, la visita al interior del castillo no está a la altura de otras como la de Eilean Donan, Dunvegan o Urquhart, pero sí es recomendable. Sin embargo, el exterior del castillo y la zona de jardines son verdaderamente espectaculares.

 

Ya era de noche cuando salíamos del castillo, así que, ayudados de las apps de caravanas Caramaps y Park4night y tras leer varias críticas, decidimos pernoctar en el parking público de Linden Avenue, en Stirling. Los usuarios de ambas apps lo puntuaban genial e informaban de que se podía hacer overnight, así que para allá que fuimos. El aparcamiento era gratuito desde las 19.30 a las 8.45h, por lo que todo iba en nuestro favor. Aparcamos la caravana en una plaza algo apartada, para no molestar a nadie y nos instalamos. 

 

Recorrido del día:

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista, web de viajes. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.