Viajando en Clase Turista
Viajando en Clase Turista

Eilean Donan – Urquhart – Inverness (Día 8)

Una vez más dormimos genial en el camping. Nos empezábamos a acostumbrar a esta vida. Instalarnos en la caravana, cocinar, saludar a los vecinos, cargar depósito de agua limpia y descargar el de aguas sucias… La experiencia estaba siendo genial.

 

En el día de hoy nos tocaba abandonar tristemente la Isla de Skye. Tras apenas 35 minutos de ruta, atravesábamos el Skye Bridge, que une la isla con las Highlands. Dejábamos atrás uno de los lugares más increíbles que hemos visitado en nuestra vida. Los paisajes y las experiencias de los que allí disfrutamos son difíciles de encontrar en cualquier otro lugar, pero la vida sigue y nuestro road trip también debía hacerlo.

 

Tras 15 minutos más de ruta desde el puente llegamos al primer punto de visita del día, el archiconocido Castillo de Eilean Donan. En un enclave privilegiado, situada entre tres lagos, se encuentra esta fortaleza, una de las más emblemáticas de Escocia, construida allá por el año 1220 a modo de defensa ante los ataques vikingos, aunque no fue hasta siglos más tarde cuando esta adoptó la imagen que tiene hoy en día, en el momento en el que el clan MacRae compró el castillo para convertirlo en su residencia. En 1719, el enfrentamiento entre ingleses y jacobitas (estos últimos ayudados por los españoles, por cierto) acabó con un bombardeo del castillo por parte de las tropas británicas y dejándolo en ruinas. Siglos más tarde el clan MacRae se volvió a hacer con la propiedad, restaurándola completamente y permitiendo el acceso al público. La visita merece mucho la pena y tiene un coste de 10 libras por adulto. El parking es amplio y gratuito.

 

El día de hoy estaba dedicado a los castillos, así que tras la visita a Eilean Donan, retomamos la ruta por carretera conduciendo poco más de 1 hora por unas carreteras estrechísimas (no más que las de Skye) para conocer el Castillo de Urquhart. Situado a la orilla del Lago Ness, el más conocido de Escocia y alrededor del cual existe la leyenda de que alberga un monstruo conocido como Nessie, se levanta, o mejor dicho, se levantaba este castillo. Levantado, según las historias, allá por el siglo VI, esta fortaleza ha sido atacada, destruida, reconstruida y vuelta a atacar en multitud de ocasiones a lo largo de los siglos, dada su estratégica posición. La visita a las instalaciones es muy interesante, empezando por la proyección de 10 minutos que tiene lugar en una sala junto a la tienda y que sirve de presentación para el resto del recorrido. Pese a que el castillo está completamente en ruinas, el visitante consigue hacerse una idea de sus enormes dimensiones y del porqué fue objeto de conquista en tantas ocasiones en su historia. Desde lo alto de su torre, a la que se accede por una escalera de caracol, se obtienen unas geniales vistas tanto del castillo como del lago. Desde allí mismo se pueden tomar cruceros por el Lago Ness. La entrada al recinto tiene un coste de 12 libras por adulto.

 

El sol, que había brillado con fuerza durante todo el día, se iba escondiendo, dando paso a una fina lluvia que no calaba pero sí nos avisaba de que la visita llegaba a su fin. Así que volvimos a la caravana para proseguir con el recorrido del día, que nos llevaría tras 30 minutos de carretera hasta la ciudad más grande del norte de Escocia y capital de las Tierras Altas, la bella Inverness. Bañada por el río Ness, esta ciudad es conocida por la gran cantidad de iglesias que alberga, siendo la Catedral de St. Andrews el principal templo religioso de la localidad. Su centro se ubica al este del río y es bastante fácil de recorrer en una tarde. A lo alto de la colina reina el impresionante Castillo de Inverness, de un color rojizo, construido en el siglo XVII y al que es posible acceder por un módico precio de 5 libras por adulto.

 

Al llegar aparcamos en el aparcamiento público de Bishop’s Road, a pocos minutos del centro, donde por solo 5 libras puedes estacionar durante 24 horas y en el que está permitido el overnight. Hay 4 plazas para vehículos largos y las encontramos todas vacías, así que pudimos escoger. Una vez instalados, comenzamos la ruta a pie. Bordeamos el río, en el paseo ubicado entre la Catedral y el Castillo, hasta cruzar el Ness Bridge en dirección este para conocer el centro de la ciudad y hacer algunas compras. Allí mismo cenamos y aprovechamos para planear la ruta del día siguiente, que no haría recorrer gran parte del país en dirección sur.

 

Recorrido del día:

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista, web de viajes. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.