Viajando en Clase Turista
Viajando en Clase Turista

DÍA 11 (7 abril 2018) - PINGYAO

El ritmo del viaje no nos daba tregua, pero tampoco la necesitábamos. A las 7.30h ya estábamos de nuevo en marcha, deshaciendo el trayecto en metro que habíamos hecho el día anterior, con destino la Estación de Trenes de Xian Norte. Desde allí tomaríamos un nuevo tren hacia nuestro siguiente destino, la ciudad vieja de Pingyao.

 

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, la ciudad amurallada de Pingyao se encuentra en la provincia de Shanxi, a medio camino entre Xian y Pekín. Su historia se remonta al siglo XIV, en épocas de las dinastías Ming y Qing, aunque su auge vino en el siglo XVIII, cuando Pingyao se convirtió en el centro financiero de China, siendo cuna del primer banco del país.

 

Nuestro tren salía de Xian a las 9.00h y, tras 2.30h de trayecto, sobre las 11.30h llegamos a la diminuta Estación de Pingyaogucheng, a las afueras de la ciudad. Tal y como nos pasó al llegar a Luoyang, a la salida de la estación fuimos recibidos por una oleada de taxistas que se peleaban por captar a los únicos visitantes no asiáticos, nosotros. Uno de ellos nos condujo hasta la puerta norte de la muralla, cerca de la que estaba nuestro hotel. Debemos decir que el trayecto en taxi fue terrorífico y aun a día de hoy damos gracias de estar vivos después del camino que nos dio semejante kamikaze.

 

Nuestro hotel en Pingyao, donde nos hospedaríamos solo 1 noche, sería el Laochengen Inn, un pequeño establecimiento familiar de 3 estrellas situado dentro de la ciudad antigua. Todas sus habitaciones incluyen cama Kang, la cama tradicional china, que es prácticamente cuadrada y que está algo más elevada que las camas normales. La decoración es clásica, con motivos chinos en las paredes y muebles antiguos. La atención del personal fue excelente y el check-in rápido.

 

Tras acomodarnos en la habitación, salimos a descubrir el lugar. Lo primero que hicimos fue acercarnos a una de las principales arterias de la ciudad, Ming-Qing, que divide la ciudad en busca de un restaurante donde comer. Tras una reconstituyente y sorprendentemente barata comida tradicional china (fideos, gyozas, salsa de soja, etc.), estábamos listos para recorrer los principales lugares de interés de Pingyao. Para ello nos acercamos al Ticket Office situado al oeste de la ciudad para adquirir nuestros tickets que nos daban acceso a los principales puntos de interés de la ciudad, cuyo coste fue de 130 yuanes por persona.  

 

Esta entrada te da acceso a infinidad de templos e instalaciones que recrean la vida de la ciudad en épocas de esplendor. Así pues se puede visitar edificios como el antiguo banco de la ciudad, la oficina de correos, la casa de la Medicina e incluso alguna que otra casa particular. Entre los lugares más emblemáticos encontramos el Templo de Confucio, el más grande e importante; el Templo del Dios de la Ciudad, de visita obligada; la Torre del Mercado, que con sus 18 metros de altura divide la ciudad en dos, y la famosa Muralla, desde donde uno obtiene la mejor panorámica de Pingyao.

 

Terminamos el recorrido en plena noche, por lo que decidimos cenar en un restaurante muy próximo a la Torre y volver paseando hasta el hotel.

 

 

Booking.com

Viajando en clase turista en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Viajando en clase turista, web de viajes. Contacto: info@viajandoenclaseturista.com Reservado el derecho de imagen, fotografías própias.